Percebe

Percebe

Aunque viva pegado a las rocas, es un crustáceo, no un molusco. La parte comestible del percebe tiene una piel mora y dura que remata en una uña (cubierta de pequeñas escamas) formada por varias piezas. El pedúnculo carnoso o pie es lo que le permite adherirse a las rocas, donde vive, en zonas muy batidas. Forma grupos o piñas. El percebe gallego es más grueso y oscuro que el que viene de Marruecos y la uña es más aguzada y rojiza y con menos placas que el canadiense.

Se cogen normalmente con raspas o rasquetas y truel desde tierra o desde embarcación si el mar está en calma y sólo en zonas en las que hay un plan específico de explotación aprobado por la Consellería de Pesca. Los capturados en Galicia ofrecen, sin duda, una mayor calidad que algunas pequeñas partidas que llegan de otros países como los ya mencionados (Canadá y Marruecos) o de Portugal. Esto se debe a la riqueza nutritiva de nuestras aguas.

No hay muchas vueltas que darle: cocidos, a ser posible en agua de mar, con una hoja de laurel. Un paño encima de la fuente donde se sirvan ayudará a mantenerlos a la temperatura idónea y a evitar la pérdida de humedad. Pruebe a hervir unas patatas del país en el agua donde los coció y verá que sabor.

Datos de la especie

  • Código FAO: PCB
  • Nombre científico: Pollicipes pollicipes
  • Nombre gallego: Percebe
  • Nombre castellano: Percebe
  • Grupo biológico: Crustáceos
1,5 cm

Tamaño mínimo: 1,5 cm

Forma de medición: El tamaño del percebe se medirá por el diámetro mayor de la base del capítulo, a la altura de las placas inferiores (desde la base del rostro hasta la base de la carena). Cuando se presente formando piñas, al menos el 60% del peso de la piña deberá estar constituído por ejemplares que alcancen el tamaño mínimo