Almeja fina

Almeja fina

La concha de la almeja fina posee unas líneas en forma de rayos y otras concéntricas que forman sus característicos cuadritos. Esta es la primera diferencia con la babosa. Su color será distinto dependiendo del sustrato (arena) donde se haya criado, variando entre blanco y acastañado. Sus sifones son largos y están separados uno del otro, en toda su longitud, y esta es otra buena característica para distinguirla de las demás almejas.

Generalmente las capturas se hacen a pie firme con hazadas, con cucharas, o bien localizando los agujeros que dejan sus sifones en la arena. La mayor cantidad de almeja fina proviene de nuestras rías, en las que se están introduciendo y consolidando formas de semicultivo, consiguiendo incrementos de producción muy importantes por parte de las organizaciones de mariscadoras de nuestro litoral.

Según los expertos, se deben de tomar en crudo con limón, pero si esta forma no es de su gusto, pruebe a ponerlas abiertas en la sartén, con fideos, en una sopa, en un guiso con habas o acompañando caldeiradas.

Datos de la especie

  • Código FAO: CTG
  • Nombre científico: Ruditapes decussatus
  • Nombre gallego: Ameixa fina
  • Nombre castellano: Almeja fina
  • Grupo biológico: Bivalvos
40 mm

Tamaño mínimo: 40 mm

Forma de medición: El tamaño se medirá midiendo el eje mayor o anteroposterior

Dónde encontrarlo